Supervisión del rendimiento de redes


Definición
La red es el elemento vital de cualquier negocio, así que optimizar el rendimiento de la red es esencial. TI no puede depender de conjeturas para ejecutar con éxito tal esfuerzo. Lograr los resultados deseados requiere supervisión de la red.

La supervisión de redes permite a las organizaciones establecer una referencia del rendimiento de redes de su infraestructura de hardware y software. Con una base referencial de las operaciones nominales a disposición, TI está posicionada para reconocer y responder a condiciones que puedan afectar negativamente el rendimiento de las redes y amenazar la productividad de la comunidad del usuario y la calidad de la experiencia.

Aplicaciones
Las condiciones adversas pueden surgir debido a eventos planificados o inesperados que conducen al cambio. Para las actividades planificados, TI puede balancear la base referencial del rendimiento de redes para simular y probar los efectos de las modificaciones propuestas, como la introducción de nuevos usuarios o aplicaciones y determinar si la arquitectura de red actual es adecuada o requiere de reconfiguración o actualización. Cuando se revelan escenarios inesperados, el software de supervisión de rendimiento de redes puede alertar a TI sobre desviaciones de la línea referencial nominal para que pueda iniciarse la acción correctiva.

La meta de la supervisión de la red es proporcionar una descripción de operaciones, a fin que los problemas potenciales puedan ser evitados en forma proactiva y las anomalías que ocurran puedan ser detectadas, aisladas y resueltas con un tiempo de intención de reparación mínimo. Desafortunadamente, la función de supervisión de la red es a menudo segregada por geografía, departamento, servicio o nivel de red, lo que inhibe lograr el objetivo.

Consideraciones principales
El software ideal para la supervisión de rendimiento de redes es exhaustiva. Debe tener amplitud, lo que significa que es escalable y bastante robusta para albergar una perspectiva de punta a punta a través de la empresa, incluso para organizaciones grandes. El software de supervisión de redes también debe poseer profundidad, con la capacidad para abarcar los siete niveles de apilado de red. Sin ambas dimensiones, TI se restringe severamente en sus esfuerzos para identificar la ubicación del problema y señalar claramente si el origen del problema yace en una aplicación, un sistema o servidor o en un elemento de red principal como un router o un interruptor.

Quizás de manera más significativa, el software de supervisión de rendimiento de redes exhaustiva fomenta la resolución de anomalías más complejas. Las degradaciones directas y claras a menudo son obvias, pero los problemas intermitentes son mucho más desafiantes de tratar. Asimismo, mientras que algunos problemas pueden manifestarse en la red, la fuente de los mismos puede residir fuera del dominio de la empresa, en el de un proveedor de servicios. Estos tipos de anomalías simplemente no se pueden resolver rápidamente por soluciones de punto.

El rendimiento de red superior se puede obtener gracias al software de supervisión y gestión de redes, pero solo si el software explica las siguientes consideraciones clave:

  • Amplitud horizontal (el software tiene un ámbito de punta a punta a través de la empresa)
  • Profundidad vertical (el software atraviesa los siete niveles de la red para incorporar la aplicación, el servidor y el rendimiento de red)
  • Opiniones en tiempo real y retroactivas (el software puede exhibir y evaluar información actual e histórica para encontrar la causa original de los problemas que surgen intermitentemente)
  • Interfaces integrales (el software ofrece un almacén centralizado de todas las fuentes de datos para que TI pueda balancear cuadros, gráficos e informes fáciles de entender para acelerar la resolución precisa del problema)
 
Powered By OneLink