Compatible con CPR para productos de construcción de cables | Fluke Networks

Blog

Ir a todos los blogs

CPR: una norma no tan ridícula

Mark Mullins

No hay duda de que la Unión Europea tiene varias reglas y normas, algo que señalaron con frecuencia los que hicieron campaña para obtener el voto para Brexit en el Reino Unido. Y muchos hacen bromas sobre algunas de las más ridículas, como la ley que prohíbe a las personas comer caballos que son mascotas o la que prohíbe a los fabricantes de agua embotellada colocar etiquetas que sugieren que el consumo podría combatir la deshidratación. (¿Acaso el agua no combate la deshidratación?)

Norma de productos de construcción: CPR para cableado de redes

Afortunadamente, algunas de las normas más ridículas de la UE han sido derogadas, como la norma 1995 que impide la venta de bananas y pepinos con una curvatura extrema o desagradable. Sin embargo, existen varias normas de la UE vigentes que afectan al sector de cableado (por ejemplo RoHS, REACH y WEEE) y existe una que los fabricantes de cableado deben comenzar a cumplir a partir de julio de 2017: CPR.

Mientras que los que estamos de este lado del océano tendemos a pensar en este acrónimo como un procedimiento que salva vidas, los cables que cumplen con CPR también pueden salvar vidas. Y eso no es para nada ridículo. Echemos un vistazo más de cerca.

¿Qué es CPR?

CPR, que significa Norma de Productos de Construcción (Construction Products Regulation), está destinada a garantizar una información fiable sobre productos de construcción en relación con su reacción y resistencia al fuego, así como la liberación de sustancias peligrosas durante el funcionamiento normal, el desmantelamiento y el reciclaje. La norma establece esto utilizando un "lenguaje técnico común" basado en métodos de evaluación uniformes, y este lenguaje lo deben usar los fabricantes que declaran el rendimiento de sus cables, así como por los estados miembros de la UE al especificar los requisitos y por los usuarios (es decir, diseñadores e instaladores) al especificar productos para proyectos de construcción.

Las normas de CPR aplican a cualquier producto de construcción que esté destinado a incorporarse permanentemente en una instalación, incluso los cables que proporcionan comunicaciones y no están específicamente designados como temporales. Por lo tanto, en nuestro sector, eso aplica a prácticamente todas las instalaciones de infraestructura de cableado, excepto las partes no fijas, como los latiguillos y los puentes.

Como parte de CPR, todos los cables de cobre y fibra óptica que se venden en el mercado de la UE deben cumplir y llevar la marca CE. Cada producto de CPR también requiere una Declaración de Rendimiento (Declaration of Performance, DoP) del fabricante que identifica el producto, su uso definido y sus características Euroclases.

Configurador del kit de Versiv

¿Cómo utilizará su Versiv?

¿Qué son las Euroclases?

Bajo CPR, hay siete Euroclases distintas que reemplazan las clasificaciones de inflamabilidad IEC 60332 existentes. Definidas en la norma EN50575 relativa a los requisitos de incendio de cables de alimentación, control y comunicaciones, las Euroclases incluyen A, B1, B2, C, D, E y F, con A como la más resistente al fuego y F como la menos resistente.

Las distintas Euroclases están determinadas por cada estado miembro de la UE para sus normas de construcción específicas, que generalmente dependen del tipo de edificio o espacio. Por ejemplo, varios países requieren la Euroclase C para rascacielos y B1 o B2 para escaleras de incendios o edificios donde la evacuación es difícil. En general, los hospitales, las escuelas y la mayoría de los edificios públicos tienen un requisito más alto (generalmente Euroclase C o D) de lo que se consideraba anteriormente la norma estándar (Euroclase E que equivale a cumplir con IEC 02-1-6033).

¿Cómo cambiarán los cables?

En términos de la construcción del cable, cualquier cambio que se haga para adherirse a una cierta Euroclase debe hacerse en los materiales de revestimiento y aislamiento de acuerdo con la propagación de llamas, así como la producción de humo, partículas en llamas y la acidez.

Los cambios que podrían ser más notables incluyen números de piezas, los pies de las ilustraciones de los cables, los colores y el etiquetado de cajas puesto que muchos fabricantes ahora necesitan distinguir entre cables CPR y cables que no son CPR. Para acceder a los certificados DoP necesarios para los cables, algunos fabricantes están añadiendo códigos QR a sus paquetes que al ser escaneados se vincularán al DoP completo. Otros podrían tener una función de búsqueda en su sitio web para buscar los DoP por número de pieza.

En términos del rendimiento de transmisión, la buena noticia es que los cables compatibles con CPR no son diferentes de los cables que no son CPR: la marca CE garantiza que el producto cumpla con un estándar contra incendios específico, no con un estándar de calidad o de rendimiento de la transmisión. En otras palabras, el cable CPR de categoría 6A/clase EA aún funciona como cable de categoría 6A/clase EA y el cable de fibra óptica CPR multimodo OM4 todavía funciona como cable de fibra óptica multimodo OM4. Significa que tampoco cambia la comprobación del cumplimiento para los parámetros de rendimiento de TIA y de ISO/IEC.

Por lo tanto, aunque algunos pueden considerar a la Unión Europea como “adicta a la creación de normas”, tenga en cuenta que CPR da como resultado Euroclases que son comunes para todos los productos de construcción en toda Europa, eliminando cualquier confusión y asegurando el entendimiento entre todos los encargados de decisiones y partes interesadas de Europa. Esto contribuirá en gran medida a garantizar la seguridad de las personas y la protección de la propiedad en caso de un incendio, algo que no se puede considerar tan ridículo como prohibirle a alguien que se coma su caballo mascota.


 
 
Powered By OneLink