Ethernet Industrial: Obtener información

Aprenda sobre: Cableado de cobre Ethernet Industrial

  • Desarrollado originalmente en el Centro de Investigación de Xerox en Palo Alto (PARC) en la década de 1970, Ethernet ido creciendo hasta convertirse en el sistema de interconexión de redes más común del mundo. A lo largo de las décadas, los enormes cambios y extensiones de las normas han permitido a la tecnología Ethernet abordar una amplia variedad de aplicaciones que los desarrolladores originales nunca imaginaron.

    Una de estas aplicaciones es el Ethernet Industrial. Los fabricantes y los organismos de normalización han adoptado el Ethernet como nivel físico subyacente para crear una gran variedad de tecnologías, como PROFINET, Ethernet/IP (protocolo industrial), EtherCAT y Modbus TCP, todas ellas optimizadas para la automatización industrial.

    Ethernet Industrial: Obtener información

    Figura 1. Pantalla del DSX CableAnalyzer™ mostrando los límites de comprobación para diferentes configuraciones de cableado extremo a extremo, incluyendo los límites para E1, E2, y E3.

    Estándares de cableado y conectores

    Todas las aplicaciones del Ethernet Industrial están diseñadas para funcionar sobre cableado de cobre de par trenzado o de fibra, medios físicos similares a los que se usan en el Ethernet “clásico”, pero con algunas modificaciones para el entorno de fábrica. La Organización Internacional de Normalización (International Standards Organization, ISO) y la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones (Telecommunications Industry Association, TIA) han desarrollado un conjunto de especificaciones para definir las condiciones ambientales potenciales dentro de los centros industriales. Se las conoce como especificaciones mecánicas, de ingreso (entrada de partículas), climáticas/químicas y electromagnéticas (MICE). Los niveles MICE describen varios grados de condiciones ambientales, como MICE 1 para un entorno típico de oficina, MICE 2 para un ambiente ligeramente más severo y MICE 3 para entornos industriales pesados.

    Para cumplir con estos requisitos, los fabricantes han desarrollado cableado y conectores especializados. Con esto se consigue cableado que puede funcionar aunque se aplaste, se caliente, se sumerja o sea expuesto a productos químicos cáusticos. En la mayoría de los casos, esto afecta a los requisitos para la cubierta exterior del cable, mientras que las características eléctricas siguen siendo las mismas, ya sea MICE 1 o MICE 3. Sin embargo, existe una diferencia notable en los requisitos electromagnéticos, donde se especifican requisitos específicos para la pérdida de conversión transversal (TCL) según se trate de un entorno E1, E2 o E3. Esta especificación mide la capacidad del cable para soportar las interferencias de señales eléctricas externas, como las generadas por soldadores, reguladores de velocidad variable y la alimentación de alto voltaje.

    Los conectores reciben un escrutinio especial, ya que pueden ser un punto de entrada de partículas. Un enfoque es revestir el conector modular estándar de 8 pines (RJ-45) en un receptáculo de rosca sellado. Este conector tiene la ventaja de ser compatible con la mayoría de los dispositivos y cableado del Ethernet “clásico”. El conector “M12” fue desarrollado para aplicaciones más exigentes con los impactos y las vibraciones, y cuenta con un conector pequeño y redondeado con fijación a rosca que puede llevar dos pares (M12D) o cuatro pares (M12X). Una configuración habitual del cableado industrial consta de un conector modular de 8 pines en un extremo del cable y un conector M12 en el otro.

    Problemas del cableado

    Figura 2. Pantalla del DSX CableAnalyzer mostrando resultados de comprobación satisfactorios en un enlace de categoría 6A para TIA 1005 con límites E2.

    Más de la mitad de los problemas del Ethernet Industrial se pueden atribuir al cableado. Algunos de estos aparecen inmediatamente durante el proceso de puesta en marcha; otros pueden permitir que la conexión funcione correctamente hasta que alguna causa como los cambios ambientales provoque fallos en las comunicaciones. Ethernet es una tecnología robusta que permite que se mantengan las comunicaciones incluso en circunstancias marginales, pero un cambio de esas condiciones puede causar problemas de comunicación o incluso un fallo completo en el futuro. Estos son los problemas más comunes con el cableado.

    Conectividad: el requisito más básico para el cableado es que los pines de un extremo estén conectados a los pines correspondientes en el otro extremo. Cualquier hilo mal cableado o abierto en el cable provocará un fallo severo en las comunicaciones. Un problema del cableado no tan conocido es lo que se denomina un “par dividido”, cuando los pines se conectan con los pines correspondientes en el otro extremo, pero el emparejamiento dentro del cable es incorrecto. Esto puede llevar a fallos intermitentes o graves.

    Longitud: En general, los cables Ethernet están limitados a una longitud de 100 metros. Los cables demasiado largos pueden causar problemas de dos maneras. En primer lugar, las señales se debilitan a medida que viajan a lo largo de un cable; si este es demasiado largo, podrían llegar a ser demasiado débiles para interpretarlas correctamente en el otro extremo. Por otra parte, Ethernet está diseñado para esperar respuestas dentro de un determinado período de tiempo, el retardo causado por un cable demasiado largo puede interferir con esta sincronización. Cualquiera de estos errores puede provocar fallos graves o problemas intermitentes. Por ejemplo, como las pérdidas en un cable aumentan con la temperatura, un cable demasiado largo puede transmitir aceptablemente a bajas temperaturas y sin embargo fallar con otras más altas.

    Diafonía: Es una medición de las interferencias electromagnéticas entre los pares dentro de un cable. Por ejemplo, una señal transmitida por el par de “envío” podría generar una señal de interferencia en el par de recepción. El transmisor podría interpretar esta interferencia como una señal entrante y detener el envío. Nuevamente, esto puede causar fallos graves o intermitentes. A medida que aumenta la frecuencia de la señal, también lo hace la diafonía, lo que la convierte en el principal condicionante para el rendimiento máximo de un cable de red.

    Figura 3. El DSX CableAnalyzer mostrando los resultados de una comprobación de nivel E3 fallida. Observe el fallo de TCL.

    Integridad del apantallamiento : Muchos cables para Ethernet Industrial incorporan una pantalla, generalmente una lámina de metal que envuelve cada par dentro de la cubierta exterior del cable. El propósito de este apantallamiento es reducir el efecto de las interferencias electromagnéticas externas (Electromagnetic Interference, EMI), que pueden provenir de dispositivos de alto voltaje o alta corriente próximos al cable. Las interferencias EMI pueden causar errores de transmisión en el cable, dando lugar a ralentizaciones o incluso a fallos completos. Este puede ser un problema muy difícil de resolver, ya que solo se produce cuando la interferencia es lo suficientemente grande como para superar el equilibrio de la señal, como cuando se enciende un motor cercano o se usa una herramienta de soldadura. Para que la pantalla funcione adecuadamente, es fundamental que el cable esté adecuadamente a lo largo de todo el recorrido. Basta una interrupción en la continuidad del apantallamiento para que el rendimiento disminuya considerablemente. Por lo tanto, las pruebas de apantallamiento deben poder garantizar que toda la trayectoria del cable esté apantallada. Esta es una medición particularmente difícil ya que la pantalla normalmente está conectada a tierra. Las mediciones básicas en CC sencillas no serán capaces de determinar si el apantallamiento es continuo cuando está conectado a tierra en ambos extremos.

    Pérdida de conversión transversal (TCL): Es una medición del “equilibrado” del cable, es decir, su capacidad para transmitir señales iguales por ambos hilos de un par. Los cables de par trenzado se basan en el diferencial nulo entre las señales iguales pero opuestas en los dos hilos de un par para lograr un alto nivel de inmunidad al ruido. Si el cableado hace que las señales sean desiguales, el ruido externo puede causar interferencias con las señales y distorsionarlas hasta el punto de que el dispositivo receptor no las pueda interpretar. Como se señaló anteriormente, los problemas de interferencias EMI pueden ser muy difíciles de aislar y resolver. Para abordar este problema, los organismos de normalización han formulado diferentes requisitos de TCL para el cableado en función de los entornos E1, E2 y E3 de MICE.

    Es importante tener en cuenta que el uso de cables y conectores cuya conformidad con los requisitos mencionados anteriormente esté certificada por el fabricante es fundamental para asegurar un funcionamiento sin errores, pero no es una garantía. A veces, incluso los mejores fabricantes pueden elaborar un producto fuera de especificaciones, y más frecuentemente, las técnicas de instalación inadecuadas pueden convertir una colección de componentes de alta calidad en un enlace con un pésimo rendimiento.

    La comprobación del cableado implica un mayor tiempo de actividad

    Figura 4. El DSX CableAnalyzer puede encontrar una amplia variedad de errores de cableado y mostrarlos de una manera que cualquier técnico pueda entender.

    Las empresas que disponen de las herramientas adecuadas para la comprobación del cableado y tienen una comprensión básica de cómo usarlas pueden emplearlas para aumentar el tiempo de actividad de tres maneras:

    Puesta en marcha más rápida: Medir los parámetros mencionados anteriormente antes de conectar un cable es la única forma de garantizar que cumple con todas las especificaciones requeridas y, por lo tanto, funcionará correctamente.

    Evitar los tiempos de parada no planificados: El simple hecho de que un cable pueda transmitir datos durante la puesta en marcha no es garantía de que continuará funcionando en todas las circunstancias. Los cambios en el entorno después de la instalación pueden provocar fallos. Si el cable se comprueba contra los parámetros mencionados anteriormente y pasa, las posibilidades de fallos posteriores del cable basados en estos factores desaparecen.

    Resuelva los problemas más rápidamente: Incluso un cable ya comprobado puede fallar debido a diferentes maltratos, tales como ser cortado, arrancado o fundido accidentalmente. En el caso de una fallo de la red, el poder diagnosticar un problema de cableado rápidamente puede ahorrar una cantidad significativa de tiempo. En lugar de perder horas reemplazando un cable de rendimiento dudoso, unos pocos segundos de comprobación pueden verificar si está en buen estado, por lo que los esfuerzos de resolución de problemas pueden enfocarse en otra dirección. Y si el cable está mal, los diagnósticos del comprobador permiten identificar el problema. Por ejemplo, saber que el fallo se encuentra en el conector del extremo remoto del conector significa que usted solo perderá unos minutos reemplazando un conector defectuoso en lugar de varias horas volviendo a tender un cable completamente nuevo.

    En resumen, comprobar los cables cuando se instalan puede acelerar el proceso de puesta en marcha y evitar problemas en el futuro. Tener a mano un comprobador de cableado en caso de fallo puede ahorrarle horas en resolución de problemas y tiempo de inactividad.

    Herramientas de comprobación de cableado para Ethernet Industrial

    Las herramientas de comprobación de cableado se pueden dividir en dos categorías: comprobadores previo al despliegue y solucionadores de problemas.

    Comprobadores previos al despliegue (certificación): Estas herramientas proporcionan una comprobación de todos los parámetros de cableado mencionados anteriormente, como diafonías, integridad del apantallamiento o TCL. La serie DSX CableAnalyzer es el único comprobador de cableado que puede medir todos estos parámetros, incluyendo la integridad del apantallamiento a lo largo del recorrido del cable. El comprobador genera un resultado PASA o FALLA y puede cr generar ear un informe para fines de documentación. Realizar una comprobación con una herramienta de certificación antes de la puesta en marcha es la única forma de saber si el cable cumple con todas las especificaciones requeridas como se indicó anteriormente y es la mejor manera de evitar problemas de cableado. Estas herramientas también se pueden utilizar para resolver problemas , ya que pueden localizar no solo cables rotos, sino también problemas más difíciles, como agua en el cable o conectores que no cumplen con las especificaciones.

    Herramientas de resolución de problemas: Estas herramientas verifican que el cableado se haya conectado correctamente (incluyendo la detección de pares divididos) y pueden medir la longitud del cable y determinar la ubicación de las roturas en los cables. Esto puede ahorrar mucho tiempo, incluso cuando el cable no es el problema, ya que al eliminar el cableado como un problema potencial, permite al equipo concentrarse en dónde se encuentra realmente el fallo.

    Los equipos que no pueden invertir en comprobadores de certificación aún pueden beneficiarse de ellos para proyectos nuevos, ya sea alquilándolos o pagando a un contratista de cableado para comprobar los cables antes de la puesta en marcha. El bajo coste de las herramientas de resolución de problemas permite tenerlas a mano en cualquier instalación, eliminando el tiempo requerido para organizar un alquiler o un contratista en caso de fallo. Su coste se amortiza rápidamente con en el tiempo que se ahorra para resolver un solo fallo de la red.

    Comparación de productos de comprobación de cableado de Fluke Networks para Ethernet Industrial

      MicroScanner  CableIQ  Serie DSX 
    Aplicación principal  Solución de problemas  Solución de problemas  Instalación, resolución de problemas 
    Connectivity (Conectividad) 
    Longitud 
    Diafonía     
    Integridad del apantallamiento     
    TCL     
    Creación de informes   
    Localización de errores  Básico  Básico  Avanzado 
    Compatibilidad con M12  Opcional  Opcional  Estándar