Las redes más rápidas exigen mediciones más precisas

22 de abril de 2022 / General, norma y certificación, redes industriales

Los centros de datos de alta tecnología de hoy en día forman el corazón digital de la comunicación y el comercio en el mundo. Pero cada sector tiene sus historias de cómo se hacían las cosas antes, y el Día Mundial de la Metrología es el momento perfecto para contarlas.

En comparación con el volumen de banda ancha de hoy en día, el tráfico de Internet por teléfono de hace 20 años es como comparar un grupo de hormigas con un tren de carga

Hace unos 20 años, las conexiones telefónicas lentas eran fáciles de gestionar para las redes de fibra. Hoy en día, se transmiten enormes volúmenes de datos por las redes a velocidades de más de un gigabit. Las normas cada vez más exigentes y las mediciones cada vez más precisas ayudan a los centros de datos a que todo funcione sin problemas.

Cuando el tráfico de Internet era lento y sencillo

Érase una vez, hace unos 20 años, los usos más comunes de Internet entre los adultos de EE. UU. eran de bajo volumen, lentos y mayormente en forma de texto: enviar correos electrónicos y mensajes, explorar listados de productos y servicios, y ver noticias, clima y deportes. Un poco más de la mitad de los adultos que trabajaban usaba un ordenador, correo electrónico e Internet en el trabajo. Alrededor del 80% de los usuarios tenía conexiones a Internet a través de líneas telefónicas; los hogares particulares quizás tenían un único dispositivo con capacidad de conexión a Internet (un PC).

Además, los requisitos para el rendimiento del cable de fibra óptica y de la red eran menos exigentes. Las normas de cableado de fibra admitían una pérdida de señal de aproximadamente 10 dB, que bastaba para admitir las aplicaciones predominantes. Las cargas de tráfico de datos de Internet eran organizadas, pero eran pequeñas y ligeras, como una hilera de hormigas marchando.

Ahora todos están en línea todo el tiempo

Las exigencias de red actuales son diferentes en casi todos los aspectos. Alrededor del 93,0% de todos los estadounidenses está en línea regularmente; hasta el 31% de los adultos dice estar en línea “casi constantemente”. Todos hacen todo en línea: ver vídeos, enviar y recibir mensajes grupales, compartir archivos, jugar en tiempo real, transmitir música, hacer y recibir videollamadas en vivo para el trabajo y la escuela, cargar, descargar, navegar por redes sociales que consumen mucho ancho de banda y más. La mayoría de las ubicaciones comerciales y residenciales ahora cuentan con múltiples dispositivos, muchos con aplicaciones que están “siempre activas”: ordenadores, teléfonos, tablets, routers, televisores, altavoces y timbres inteligentes, cámaras de monitorización, dispositivos conectados, relojes con conexión al teléfono y más, todos ellos contactando a los centros de datos varias veces cada hora (o más) para llevar a cabo las tareas asignadas.

Todo este tráfico digital viaja a una velocidad móvil media de 53,31 Mbps y a una velocidad de conexión fija media de 134,10 Mbps, gran parte de la cual incluye conexiones inalámbricas al usuario final. Eso es al menos 1.000 veces más rápido que hace 20 años.

La carga es manejada por redes y centros de datos complejos y sofisticados que el público de Internet por teléfono no podría haber imaginado. Solo en la región de más rápido crecimiento (Asia-Pacífico), en 2020 el mercado de la construcción de centros de datos estaba cerca de los 200.000 millones de dólares anuales, casi tanto como las ventas anuales de Amazon.

Cómo mantienen el ritmo los centros de datos

Esta explosión en las exigencias tanto de volumen como de velocidad mantiene a los centros de datos y proveedores de servicios alertas: la transmisión de largometrajes de vídeo 4K, el envío de miles de millones de transacciones financieras seguras y la transmisión de audio e imágenes en vivo para conferencias telefónicas con múltiples usuarios (por nombrar algunas exigencias de datos comunes) requiere un sólido rendimiento de cables y redes.

Los centros de datos han mantenido el ritmo al aumentar su capacidad de rendimiento más alto de 1 gigabit por segundo a 800 gigabits por segundo, más de 10.000 veces más rápido que la velocidad móvil media que experimentan los usuarios finales. Para hacer posible esa velocidad vertiginosa, las normas del sector han avanzado; allí donde una pérdida de señal de ~10 dB era fácilmente aceptable, los sistemas actuales exigen menos de 2 dB.

De las normas a las mediciones, cada pieza debe encajar

Cada componente y pieza de un centro de datos debe encajar y funcionar de manera precisa y fiable, desde las normas del sector que definen los equipos hasta las herramientas de medición usadas para fabricar, instalar, certificar, comprobar y resolver problemas en dichos sistemas.

Los ingenieros y metrólogos de Fluke Networks han formado parte del desarrollo y la actualización de las normas que permiten que los componentes de redes y cables de fibra óptica de diferentes fabricantes funcionen juntos fiablemente. En los últimos 20 años, nuestros expertos han participado activamente en más de 30 iniciativas de normas, incluidas las de la Asociación de la Industria de las Telecomunicaciones (TIA), la Organización Internacional de Normalización (ISO) y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE). Más aún, este año la TIA reconoció a Seymour Goldstein, ingeniero principal del grupo de desarrollo avanzado de Fluke Networks, con el premio TIA Star por estar entre el 5% más importante de participantes individuales de la TIA por su compromiso, liderazgo y contribución en todos los comités de la TIA.

Fluke Networks crea equipos de comprobación y medición que cumplen o superan esos estándares profesionales, pero crear un comprobador preciso es solo el comienzo. También es fundamental que el comprobador proporcione mediciones precisas y fiables durante muchos años. Tenemos centros de servicio en todo el mundo que pueden calibrar nuestros comprobadores y dar seguimiento a sus mediciones en nuestro laboratorio principal de normas en Everett, Washington, EE. UU. Las herramientas de Fluke Networks se han ganado la confianza de los técnicos y electricistas formados que instalan, comprueban y certifican sistemas de redes nuevos y actualizados, y que se encargan de resolver problemas cuando algo sale mal. Ellos saben que pueden confiar en Fluke Networks hoy… y mañana también.