7 razones para certificar

13 de agosto de 2019 / General

Cuando se trata de comprobar una instalación de cableado, básicamente existen tres opciones: verificación, cualificación y certificación. La verificación es excelente para la resolución de problemas, ya que le dirá si su cableado está conectado correctamente y puede ayudarle a encontrar roturas, conectores y empalmes. La cualificación le permite saber si el cable que se somete a comprobación admitirá una aplicación específica, lo que hace que sea ideal para pequeños movimientos, incorporaciones y cambios, o para determinar si una instalación del cableado existente puede admitir una aplicación (piense en una comprobación 2.5/5GBASE-T sobre una base instalada de Cat 6).

Pero solo la certificación le dirá si la instalación del cableado cumple totalmente con las normas del sector: es la única comprobación que mide los rangos predefinidos y compara los resultados con las especificaciones TIA, ISO e IEEE para determinar si un enlace cumple con una categoría o clase de cable específica y si es capaz de admitir la aplicación. La certificación es también lo que necesita la mayoría de de los fabricantes de cable para una garantía.

Aparte de la tranquilidad que la garantía de un fabricante proporciona, aquí encontrará 7 buenas razones más para certificar, tanto si es el propietario, el consultor como el instalador.

1. Los malos materiales y la mano de obra deficiente quedan fuera

El requisito de la certificación pone al contratista de cableado sobre aviso: usted no aceptará componentes o trabajos por debajo de la norma, así que ni siquiera pruebe. Los contratistas que omiten los procedimientos no pueden ofertar cuando se requiere certificación, y esa es una forma sencilla de deshacerse de esas empresas. Además, dado que la certificación mostrará los detalles del rendimiento del enlace, incluida la diafonía y la pérdida de retorno, dispondrá de una descripción clara de por qué un enlace puede fallar. Los comprobadores como la serie DSX CableAnalyzer pueden aislar la causa exacta del fallo, ya sea los conectores, la mano de obra o el propio cable. Esto permite al contratista remediar los problemas rápidamente, y mantener su proyecto dentro del programa.

2. Los requisitos se vuelven más estrictos

Por lo general, las nuevas tecnologías requieren más rendimiento de los medios que los que sustituyen. Por ejemplo, en 1995, cuando ejecutamos 100 MB/s, los presupuestos de pérdida de inserción de fibra estaban en 11 dB. La calidad del conector era poco importante, la limpieza era rara vez necesaria e incluso la comprobación era un lujo. Pero con la llegada de Gigabit Ethernet en 1998, los presupuestos de pérdida disminuyeron considerablemente y, en la actualidad, algunos tienen límites de pérdida inferiores a 2 dB. Con estos estrictos presupuestos de pérdida de inserción, la certificación es imprescindible para garantizar que la instalación del cableado pueda admitir la aplicación que se pretende admitir.

3. No puede confiar en las luces de enlace.

Solo porque la pequeña luz del puerto está encendida o parpadeando para indicar actividad, no significa que la red funcione como debería. Quizá sea lenta, quizá haya errores de bits altos o quizá no funcione en absoluto. Las luces de enlace no le indicarán eso, pero la certificación sí lo hará.

4. Usted no tiene tiempo para arreglar el trabajo de otra persona

Cuando certifique y tenga una imagen clara del rendimiento de la instalación del cableado que acaba de instalar, tiene la prueba que necesita para evitar arreglar el trabajo de otra persona. Cualquier otra opción hace que la responsabilidad recaiga exclusivamente en usted. ¿Quién tiene tiempo para eso?  Tiene una red que debe manejar.

5. La certificación es asequible

No estamos exactamente seguros de dónde surgió el mito de que la certificación es costosa, pero ¿por qué instalaría algo tan crítico como la base de todas sus comunicaciones, transmisión de datos y transacciones sin gastar una pequeña fracción para garantizar que funcione? La mayoría de los instaladores que utilizan la familia Versiv® de certificadores de Fluke Networks nos dicen que la certificación es solo un 5 % de los costos totales de instalación. Y no olvide que si tiene que volver y corregir el trabajo de otra persona, la media de costo por enlace es de aproximadamente USD 100 para una instalación comercial.

6. Evite culpar a otros

Cuando varias partes interesadas (el instalador, el equipo de red del propietario y el fabricante) tienen el potencial de influir en el rendimiento, ¿acaso no sería bueno contar con un informe de certificación que muestre el funcionamiento de la red en el momento de la instalación? Eso dificulta que cualquiera pueda señalar con el dedo cuando surjan asuntos de rendimiento en el futuro. Y si su informe dice “Fluke Networks”, tiene más tranquilidad. Esto se debe a que más de 30 fabricantes han avalado el DSX CableAnalyzer (y la mayoría de ellos lo utilizan para su propia comprobación en campo), de modo que no cuestionarán los resultados de la comprobación, siempre y cuando se mantenga calibrado.

7. Prepárese para el futuro

Por último, pero no menos importante, la certificación de la instalación del cableado es la mejor manera de asegurarse de que la instalación está lista para admitir la siguiente aplicación que llega. Con especificaciones de rendimiento detalladas y pruebas de que la instalación del cableado cumple con una categoría o clase de cable específica, puede estar seguro de que todas las aplicaciones destinadas a funcionar en esos medios de cable se admitirán en la actualidad y en el futuro.