¿Qué salió mal en la pérdida de inserción?

30 de enero de 2020 / General

¿Ha calculado alguna vez la pérdida de inserción durante la fase de diseño y ha pasado la comprobación de enlace permanente después de la instalación, para después descubrir que el canal no tiene un buen rendimiento una vez que se activa?

Ya debe saber que su presupuesto de pérdidas se basa en la aplicación y se calcula añadiendo la pérdida de todos los componentes del canal, con cierto margen para tener en cuenta la pérdida de energía con el correr del tiempo debido a la edad del transmisor o a las conexiones sucias (lea el blog). Y esperamos que entienda la diferencia entre la comprobación de enlace permanente y la del canal (lea el blog).

Pero lo que no siempre sabe es lo que sucederá que pueda afectar la pérdida después de haber instalado, comprobado y certificado un enlace permanente. Por eso es imprescindible registrar y documentar la forma en que se calcula la pérdida y los resultados finales de la comprobación de enlace permanente, y saber lo que puede añadir pérdida y afectar el rendimiento después de la instalación y la comprobación.

Un repaso rápido

Para calcular el presupuesto de pérdida durante la fase de diseño, primero debe conocer los límites de pérdida para la aplicación dada según lo especificado por las normas IEEE. A continuación, debe tener en cuenta todos los componentes de un enlace, incluyendo fibra, conectores, empalmes, splitters y acopladores. Para los conectores, esto significa incluir la pérdida especificada por el fabricante (normalmente 0,2 a 0,5 dB). Para los splitters, la pérdida variará según el número de salidas. Por ejemplo, un splitter 1:16 tiene una pérdida típica de 12 dB por puerto, mientras que un splitter 1:32 tiene una pérdida típica de 15 dB por puerto). En los empalmes, la pérdida puede ser de tan solo 0,1 dB, pero el máximo de 0,3 dB según las normas del sector es un valor útil para el cálculo, puesto que la calidad del empalme puede variar de acuerdo con la especialización del técnico.

Dado que la pérdida de inserción está directamente relacionada con la longitud, la longitud de cualquier cable del enlace también debe incluirse en el presupuesto. Por ejemplo, si la pérdida típica del cable multimodo optimizado para láser OM4 es de 3 dB/km a una longitud de onda de 850 nm, esto se traduce a 0,003 dB por metro. Por lo tanto, si la longitud del cable es de 50 metros, la pérdida del cable es como de 0,15 dB, mientras que a 100 metros, la pérdida será de 0,3 dB. 

El equipo activo también debe considerarse de acuerdo con las especificaciones del fabricante del equipo en función de cualquier diferencia entre los transmisores y receptores, así como un poco de margen para tener en cuenta la pérdida de energía en el transcurso del tiempo que puede ocurrir debido a la antigüedad del transmisor.

Una vez que haya calculado la pérdida y esté listo para realizar la comprobación con una fuente de luz y un medidor de potencia, como SimpliFiber® Pro de Fluke Networks, o un juego de comprobación de pérdida óptica (OLTS), como CertiFiber® Pro de Fluke Networks, debe entender lo que está probando: todo el canal de extremo a extremo o el enlace permanente. Aunque algunos prefieren la comprobación de canal porque es más fácil de aprobar, se debería comprobar el enlace permanente, ya que es la verdadera base de la red. Los latiguillos y el equipo a menudo se mueven, por lo que, si hace una comprobación en el canal, podría pasar por alto problemas con la base que quizás no se detecten.

¿Qué puede ocurrir a continuación?

Si ha calculado correctamente y luego comprobado el enlace permanente, y ha pasado, podría suponer que el canal está listo. ¿Pero si el cliente decide migrar a una velocidad más alta, como ir de 10 gig a 40 gig?  ¿O si añade conexiones adicionales implementando una conexión cruzada? ¿O si elimina un switch intermedio y une dos enlaces permanentes formando un enlace más largo? ¿O si no ha mantenido limpias las terminaciones de fibra durante los movimientos, las adiciones y los cambios? Aquí es donde todo puede salir mal después de haber instalado y comprobado el enlace.

En primer lugar, las distintas aplicaciones tienen límites de pérdida diferentes. Si su cliente planea migrar cualquier enlace a una velocidad más alta con límites de pérdida más estrictos, deben tenerse en cuenta los límites de velocidad más altos para su cálculo durante la fase de diseño. Siempre existe la posibilidad de que un cliente que afirme que no tiene planes de migrar a una velocidad más alta termine cambiando de opinión. Por ejemplo, si diseña un sistema para admitir 10 gig sobre multimodo (10GBASE-SR), la pérdida máxima de inserción de canal es de 2,9 dB en 400 metros de fibra multimodo OM4. Pero si el cliente decide actualizar a un sistema multimodo de 40 gig (40GBASE-SR4), la pérdida máxima de inserción de canal es de 1,5 dB en 150 metros de fibra OM4. Es fácil ver cómo una actualización no planificada podría causar problemas si el sistema se diseñó e implementó para solo 10 gig. Por eso es imprescindible que usted y sus clientes acuerden con antelación qué aplicación se usará para determinar el presupuesto de pérdidas, tanto ahora como en el futuro.

Supongamos que su cliente decide que, con fines de gestión, quiere añadir otro panel de conexiones para desplegar una conexión cruzada en la ubicación del switch. Si lo hace después de que usted haya calculado, instalado y comprobado el enlace con solo una interconexión, básicamente está añadiendo otro punto de conexión y pérdida adicional. Aunque esto puede parecer un cambio menor, en términos de límites estrictos de pérdida de inserción, la adición de un 0,2 dB para otra conexión puede superar el límite y causar problemas de rendimiento.

Aunque se puede pensar que dos enlaces permanentes que han aprobado la comprobación de pérdida de inserción pueden conectarse y aprobarse, esto no es necesariamente cierto. Supongamos que instala y comprueba un enlace permanente en el centro de datos del panel de conexión del switch central al panel de conexión del switch intermedio y otro enlace permanente desde allí hasta un panel de conexión en el interruptor de acceso en el gabinete del servidor. Si se elimina el switch intermedio y los dos enlaces permanentes se convierten en uno, esto añade otro punto de conexión y longitud del cable que también pueden superar el límite.

Y también está la limpieza de las terminaciones de fibra. Si su cliente tiene muchos movimientos, adiciones, cambios, o manipulaciones de los puertos de fibra y no limpia e inspecciona correctamente las terminaciones, lo que puede haber estado limpio en el momento de la instalación puede estar sucio ahora y añadir pérdida al canal.

Su mejor estrategia

Por supuesto, usted quiere que su cliente esté satisfecho y que termine con una red de alto rendimiento, pero sin duda no a costa de trabajos de corrección imprevistos.

A la hora de calcular los presupuestos de pérdida, lo único que necesita saber es la aplicación (planificada y futura), la longitud de la fibra, la cantidad de conexiones, la pérdida especificada por el proveedor específico para los componentes y un poco de matemática básica. El proveedor de cableado también puede ofrecer una calculadora de pérdida para sus componentes. De hecho, el OLTS CertiFiber® Pro (parte del sistema de certificación de cableado Versiv™) de Fluke Networks y el servicio en la nube LinkWare™ Live incluso incorporan la calculadora de pérdida de enlace SYSTIMAX® de CommScope para los componentes de fibra de pérdida baja y ultrabaja en el mismo comprobador.

Una vez que la planta de cableado esté instalada y comprobada para la pérdida de inserción, asegúrese de que el cliente sepa exactamente lo que se ha comprobado, los resultados, el margen y el impacto de migrar a velocidades más altas, añadir puntos de conexión o tener terminaciones sucias en el futuro. Y asegúrese de documentarlo todo en caso de que algo cambie y de que el cliente alegue que ha habido un error en la instalación y la comprobación de pérdida de inserción: certificar una instalación de cableado no significa nada sin evidencia. La mejor forma de documentar los resultados (y los parámetros de prueba que usó) es subir, gestionar y archivar los resultados de las comprobaciones con un servicio como LinkWare™ Live.